CHAT - Gay Tierra del Fuego y Gay Santa Cruz

martes, 20 de agosto de 2013

Cultura Bareback

¿El riesgo de enfermarse es sexy?. El término bareback (montar a pelo) circula hace unos años en la
comunidad gay masculina reivindicando el sexo sin protección y dejando de lado todo tipo de advertencias sobre el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.

Entre el grito de placer, el gesto de rebeldía y la inconsciencia sanitaria, esta práctica crece y es la estrella de un sector concreto de los consumidores de pornografía gay que publicita relaciones sin preservativo en los saunas, en reuniones privadas y en páginas de Internet. Con ello, se contribuye a continuar con nuestro estigmatizante calificativo de “grupo de riesgo”.

Explorar el erotismo bareback en Internet puede ayudarnos a descubrir que los temas por resolver respecto al VIH no sólo están relacionados con la prevención y la atención sanitaria, sino también con las implicaciones culturales que esta pandemia ha generado en el comportamiento sexual de los gays en las grandes ciudades.

En algunos círculos homosexuales el Bareback se ha convertido en una especie de fetiche. Hay personas que buscan películas, historias cortas y contactos relativos al barebacking e incluso tienen sus particulares expresiones propias tales como: breeding -eyaculación en el interior del recto del participante pasivo-, charging up -igual al breeding pero el activo es VIH positivo- y las “Russian roulette parties” ó “conversion parties” –las cuales involucran relaciones sexuales entre personas HIV positivas y HIV negativas-).

Esto hace que “cinco minutos de calentura” tal vez cambien tú vida para siempre, pero como dice un paciente: “tampoco es la muerte de nadie y durante esos cinco minutos fui libre realmente”.
Esos cinco minutos en total libertad, de intercambio de fluidos, besos y algunas caricias nos hacen sentir en la expresión más pura del libre albedrío. Algo ficticio a lo que tal vez despertemos más tarde.

Sin embargo, las ciencias sociales y médicas deben poner atención en describir, más que explicar, los aspectos simbólicos del erotismo bareback: ¿por qué es tan complejo expresarlo de persona a persona y por qué tan sencillo manifestarlo en Internet. Este medio, al favorecer el desarrollo de redes sociales, también lo hace con la construcción de estereotipos y de identidades que se aglutinan y se comunican entre sí.

Se cree que del 80%  que se manifiesta “bare” en Internet llega a un encuentro sexual solamente el 15%.

Activistas, analistas y escritores han alertado contra estas prácticas. Son una serie de actividades realizadas por minorías entre la población gay. Lo preocupante es que su número va en aumento. En países en los que el incremento del VIH ha sido vertiginoso se obvian las advertencias y se relajan las costumbres, sobre todo, por los amantes de probar experiencias nuevas.

Pepijn van den Wall Bake´s Blog
Un tema preocupante en la medida en que afecta a la salud pública. Las campañas dirigidas hacia la juventud y en general hacia toda la población -no sólo la gay- nunca serán suficientes para orientar sobre los peligros del sexo casual sin protección. El Bareback es una práctica que clama más campañas de prevención por parte de organizaciones gubernamentales y ONGs.

¿En qué sentido es liberador tener sexo sin cuidarse?

Cada cual es libre de tomar las decisiones que crea convenientes en su vida pero, por nuestra parte, no está de más recordar que, ante todo, hay que ser responsable con tu propia salud y con la de los demás. Hacerse controles periódicos de VIH y pedir que nos muestre los análisis, si vamos a hacer prácticas de riesgo, nos permitirá estar mucho más tranquilos. La decisión ahora es solo tuya.

:: Ale K Nosotros y los baños

Ale K es licenciado en Psicología y Abogado (UBA), psicoanalista y coordinador de grupos de reflexión. Trabaja con pacientes HIV, con parejas y varones gays. Es comunicador radial distinguido por divulgar la cultura lgtb.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nexo Asociación Civil

Nexo Asociación Civil
info@nexo.org

SOY - Página/12